viernes, 2 de septiembre de 2016

Cerca del cero absoluto – V. Edelman


Rara vez nos damos cuenta de lo importante que son las bajas temperaturas en nuestra vida. Sin embargo, el cosmos que nos rodea es un gigantesco refrigerador natural, el cual evita que nos abrasen los rayos incandescentes del Sol. 

Pero también el frío creado artificialmente por el hombre encontró un sinnúmero de aplicaciones, tales como, por ejemplo, la obtención de oxígeno para la metalurgia moderna, la construcción de enormes imanes superconductores destinados a aproximar la realización de la síntesis termonuclear
controlada, el surgimiento de una nueva rama de la medicina —la criocirugía— y la producción de aparatos de alta sensibilidad para detectar las radioseñales y medir los campos magnéticos y, en perspectiva, la creación de máquinas calculadoras de una nueva generación, así como muchas aplicaciones más.

Antes de que todo esto se convirtiera en realidad, los científicos tuvieron que estudiar los fenómenos físicos que surgen en la región de las temperaturas cercanas al cero absoluto. ¿Qué los obligó a dedicarse a tal actividad? En la primera etapa no fueron consideraciones de utilidad práctica. Y en realidad, ¿quién se atrevería a afirmar que Heike Kamerlingh Onnes1 quería obtener helio líquido para enfriar sistemas magnéticos superconductores, si en aquel tiempo nadie conocía la superconductividad? La fuerza motriz fue la curiosidad, y la recompensa, el sentimiento de satisfacción de llegar a conocer algo que antes nadie conocía.

¿Por qué las bajas temperaturas atraen la atención de los investigadores?

Pues por el hecho de que la región cerca del cero absoluto resultó no tan “muerta” como se pensaba cien años atrás: todo movimiento se interrumpe, todo se congela, y se puede poner punto final. Es completamente al revés, en cuanto a la abundancia de fenómenos físicos que se observan al enfriar las sustancias hasta la temperatura del helio liquido y aún más, la física de las bajas temperaturas puede competir audazmente con cualquier otra rama de las ciencias naturales. Los líquidos que nunca se congelan, la superconductividad (y simplemente la electroconductividad de los metales), la superfluidez, el magnetismo (que, como resultó, es propio de casi todas las sustancias de la naturaleza), cada uno de esos fenómenos oculta decenas de sus problemas.


Contraseña: www.freelibros.org

Descargar / Download / Bajar 
Depositfiles | Solidfiles

Descargar Libros de Ingeniería Gratis